De todos es sabido que para conseguir un buen rendimiento académico, es imprescindible una adecuada alimentación, y por eso es cada vez más común que a la hora de elegir entre distintos colegios para nuestros hijos se valore, además del nivel educativo de los mismos, la calidad de los comedores escolares de estos.

En este punto siempre hay presente un debate sobre si es preferible que el centro educativo tenga cocina propia, donde los menús son preparado y cocinados de principio a fin, o si es mejor un catering procesado en línea fría (comida previamente cocinada, refrigerada y transportada al centro).

Seguir leyendo